Nuestra Señora de Loreto  se asoma como un faro en una esquina del parque Las Heras, donde mucho tiempo atrás funcionó una institución carcelaria.

Nuestra parroquia se creó con territorio desmembrado de las parroquias de Nuestra Señora de Guadalupe, San Ildefonso, Santísimo Redentor y San Agustín, con una superficie aproximada de 51 manzanas y una población de 80.000 personas.

La erección canónica, firmada por Mons. Aramburu, data del  7 de julio de 1984. Como administrador parroquial  es designado el Pbro. Bruno Gusmerotti. Desde el momento de su fundación funciona provisoriamente en el colegio Santa Teresa de Jesús. En su capilla se realizará la Misa de toma de posesión de la parroquia. La primera partida es un bautismo que se celebró el 21 de julio de 1984 y el acta del primer matrimonio  es del 24 de agosto del mismo año.

El nuevo templo se levantaría en un predio cedido por la Municipalidad de Buenos Aires en la esquina de Coronel Díaz y Juncal. La imagen patronal, que es copia de la que se venera en el santuario de Loreto en Italia, fue traída desde allí, gracias a la generosidad de un donante.

La piedra fundamental y la primera misa en el predio definitivo se llevó a cabo el 6 de agosto de 1988. Estuvieron presente autoridades de la Ciudad de Buenos Aires, miembros de la Fuerza Aérea, obispos, sacerdotes y seminaristas… y muchos fieles del barrio. Luego de la celebración, tocó la banda de la Fuerza Aérea.


Comienza y progresa la construcción y por el término de varios  años, algunas actividades pastorales se desarrollaban con mucha prudencia en las instalaciones del Colegio Santa Teresa, mientras la catequesis de iniciación se impartía  en los colegios estatales: Nro. 26 Van Gelderen, Nro. 16 Wenceslao Posse y Lengüitas que por ese entonces se denominaba John Fitzgerald Kennedy  y en algunos privados, que así lo solicitaban. También se ofrecían en casas de familia, encuentros de matrimonios y un grupo de tercera edad. En la preciosa capilla del colegio, más  de 200 niños recibían su primera comunión cada año. Se iniciaría por ese entonces  la “campaña del ladrillo” para la construcción del templo definitivo. También comenzó a editarse un Boletín Parroquial, fruto del esfuerzo de varios laicos y sponsors del barrio. Los grupos de laicos provenían en su mayoría de padres de alumnas del colegio que prestaba sus instalaciones a la comunidad incipiente. Se organizaron Vía Crucis por las calles del barrio, Vigilias de Pentecostés y las peregrinaciones de jóvenes a Luján y a la creciente devoción por María del Rosario de San Nicolás.

Mientras, en medio de la obra, el P. Bruno había dispuesto celebrar la misa vespertina del sábado, para que la gente del barrio se acercara a la parroquia. Avanzada la construcción, cuando las instalaciones parroquiales y el templo fueron tomando forma, se efectuó la mudanza definitiva en marzo de 1993 y todas las actividades pastorales comenzaron a funcionar plenamente. En estos años  se desempeñaron como vicarios: Sebastián Politti, Juan Bautista Xatruch, Julio Torres y Luis Jorge.

En 1993 se inaugura el nuevo Templo, obra del Arquitecto Oscar Burelli. Es un edificio de característica moderna. La estructura del templo son dos cuadrados superpuestos girados sobre su  centro en 90°. Tiene una torre campanario separado del mismo. Su interior, de ladrillo a la vista, con un particular techo en forma de abanico, es amplio y luminoso. Los bancos acompañan la particular figura geométrica de la planta. Están ubicados en forma hexagonal. El Altar es sobrio, con un Cristo Sacerdote en cruz, vestido con una túnica, ubicado sobre un telón rectangular. En el bajo altar se encuentra una réplica del ícono de la Santísima Trinidad de Rublev. En el ambón están representados los cuatro evangelistas. Luego se agregarían cuadros e imágenes de santos muy apreciados por los fieles

Sobre el lateral derecho, se halla una réplica de la Casa de Nazareth, la casa de la Virgen. Es la casa donde se produjo el anuncio más grande de toda la historia: El ángel Gabriel, le anuncia a una joven nazarena que va a ser la madre de Jesús, el Hijo de Dios, el Mesías, el Señor. Allí se destaca su techo abovedado con pinturas murales. La casa, reproduce exactamente las medidas de la Casa del Santuario de Loreto, en Italia. El color oscuro de la imagen es debido a que la original de madera de cedro libanés, se fue oscureciendo durante  siglos, con el hollín de las lámparas de aceite que iluminaban  la capilla.

En marzo de 1994 el P. Bruno presenta su renuncia y el P. Joaquín María Arrieta  es nombrado y asume como nuevo párroco el  24 de ese mismo mes.  Durante su gestión, la parroquia comenzó a desarrollar numerosas actividades pastorales. Siguiendo los objetivos y lineamientos del Plan de Pastoral  Arquidiocesano, comenzaron a funcionar: Círculos de la Virgen, Loreto escucha, la Noche de la Caridad y la Fundación Loreto en respuesta a la crisis del 2001, numerosos grupos de autoayuda y demás instancias, sin descuidar lo concerniente a la catequesis, la formación, la liturgia y la caridad. Se efectuó una intensa “misión barrial” en el año 2000, para dar a conocer nuestra comunidad,  durante todo un mes en diferentes  esquinas de nuestra zona parroquial. También se renovaron la Casita de Nazareth,  el altar y el piso del templo y se terminó de construir la Casa parroquial, la sacristía  y los salones  multiuso.

Las Fiestas Patronales se celebran el 10 de diciembre. En 1920 Benedicto XV proclamó a la Virgen de Loreto «Patrona de la Aviación».

En el año 2009, celebramos nuestras Bodas de Plata, con un festejo de toda la comunidad que se fue desarrollando durante varios meses y con diferentes propuestas: rezo de la novena permanente, misas por las diferentes pastorales de la Santa Casa cada 10 de mes, festejo de la comunidad, campeonato de fútbol, invitando a todas las escuelas del barrio, Concurso de Manchas, festival de Pascua y Peña, bendición de taxis, Concierto de Coros y mucho más. Fue una verdadera fiesta de y para todos.

Habida cuenta de su labor comprometida a nivel barrial, la Legislatura  de la  Ciudad  Autónoma de Buenos Aires distingue al Pbro. Joaquín Arrieta, con los honores de  “ciudadano ilustre”, el 18 de noviembre de 2011.  El diputado Patricio Di Stefano (PRO) expresaba de esta manera, los fundamentos de la ley que estableció el reconocimiento al sacerdote: «El Padre Joaquín logró desarrollar importantes acciones en el ámbito de la caridad, entre ellos, la asistencia y capacitación junto a Cáritas, la Noche de la Caridad que asiste a los sin techo, y el plan Loreto Escucha, que busca contener a los que necesitan ser escuchados».

Durante la gestión del P. Arrieta, quien cumplió la función de párroco hasta el 3 de diciembre de 2016,  se desempeñaron como vicarios: Marcelo Pettinarolli, Gustavo Salvarredy, Horacio Ortiz, Claudio Calviño, Alvaro Izurrieta y Sea, Ramón Bak  y Carlos Bures.

Entre los años  2015-2016 vivimos como Iglesia  el Año Santo de la Misericordia y Nuestra Sra. de Loreto fue elegida como lugar de peregrinación, con la gracia de recibir indulgencia plenaria al atravesar su Puerta Santa.

Desde marzo de 2017 se desempeña  como párroco el P. Omar Di Mario, luego de tres meses de transición con el P. Junor, como administrador parroquial. En estos años se han realizado numerosas obras en el templo y en el predio parroquial. Se construyeron  la capilla de la Reconciliación, el Cinerario, se re-ubica la Santería y Librería, se amplía la Casa Parroquial. Se multiplican los grupos en su oferta pastoral que dinamizan el día a día. Loreto es  Iglesia en Salida, que primerea, se involucra, acompaña, fructifica y festeja. En estos dos años acompañan al P. Omar los siguientes vicarios: Carlos Bures, Lucas Walton y Julián Zabalaga.