El día 15 de cada mes, con motivo de la celebración del día de la Virgen de la Dulce Espera, al término de cada Misa, se ofrece una bendición especial para las mujeres embarazadas y quienes buscan un hijo o están en trámite de adopción.